martes, 2 de octubre de 2012

You can touch the stars *



¿Porqué? Dímelo por que yo ni lo se ni lo entiendo.

¿Porqué en días grises cuándo necesito luz y claridad, sólo te veo a ti?
¿Porqué contigo me siento indefensa pero segura, triste pero feliz? Esa sensación extraña que quiero que pare pero que nunca termine... ¿Cómo se llama? Ah, sí.. amor. ¿Pero cómo puede ser amor si tú eres todo lo opuesto a mí?

Sólo soy incapaz de sacar de mi cabeza el momento que estuve más cerca de ti.
Esperando al amanecer en la playa llevábamos toda la noche hablando, y cuando yo estaba en la orilla viendo como desaparecían las últimas estrellas por detrás te acercaste a mí.
Me rodeaste con tus brazos y me susurraste al oído que no me preocupara, que si me ponía de puntillas y alzaba la mano podía cogerlas, y así lo hicimos. En ese instante algo cambió en mí.

Del odio al amor sólo hay un paso, y creo que mis pies intentan pararme cuando en el fondo quiero arriesgarme a darlo.
Y ahora cada vez que echo de menos tus palabras cariñosas y tu presencia, mi único consuelo es bajar a la orilla de la playa para mirar el cielo y soñar despierta con ese momento en el que alzamos nuestras manos y cazamos juntos las estrellas.

La verdadera razón es que tengo miedo, ¿a qué ? No se si es miedo a ti, a mí, al amor, o miedo al miedo. Pero... ¿Por qué no intentarlo?
Tu sonrisa me tienta ha hacerlo mientras mi cabeza aleja las emociones del corazón como mis pies me hacen dar media vuelta y alejarme de ti.
Pero lo que realmente me entristece, es que no tendría que dar el gran paso si fueras tú el que se acercara a mí.




No hay comentarios:

Publicar un comentario